A continuación se muestran los puntos clave que queríamos transmitir en la película, así como una más amplia explicación.

Jesús a menudo ha sido erróneamente asociado con los no-judíos, antisemitas perpetradores del Holocausto. En cambio, como un judío en sí mismo, él debe ser identificado con los 6 millones de víctimas. En realidad, si hubiera estado en Europa entonces, Jesús podría haber sufrido el mismo destino de aquellos que fallecieron en los campos de concentración. Una idea judía propone que la muerte de judíos en el Holocausto llevara a cabo kiddush ah Shem, la santificación del nombre de Dios. Si un sacrificio tan involuntario pudiera honrar de alguna manera a Dios, cuanto más, entonces deberíamos considerar la declaración de la Biblia que la muerte voluntaria de Jesús era para Dios kiddush ha am, la santificación de la gente. A través de él, el justo Mesías, los judíos y también todos los demás se pueden hacer justos con Dios. (Vean Hebreos 13:12)

-Judíos para Jesús